MIS CUENTOS

EL ADIOS

Querida mía

    Siento tanto no haberte cuidado como te merecías, siento haberme consumido en mi dolor y haberte descuidado, siento haber desfallecido, siento haber perdido las ganas de luchar y de vivir y siento haberte perdido por ello. ¿Sabes, amor mío?. Mi vida ha sido un compendio de dolor y sufrimiento desde el día en que nací. Jamás he tenido paz ni he conocido la felicidad. Ahora, después de tantos años de tormento, ha sucedido algo. Me siento diferente, mucho más fuerte y más insensible al dolor. Mi memoria, que estaba casi anulada, empieza a funcionar de nuevo y estoy recordando momentos de mi vida, recuperando cosas que ya daba por perdidas. Mi intelecto empieza a ser el que era; tú no me conociste así pero antes era muy inteligente. También siento como una intuición que los demás no poseen y una capacidad para ver mucho más allá de lo que otros ven. El caso es que no fui yo el que me di cuenta si no otros los que me lo hicieron ver. Di gracias a la luz por haberme bendecido e intenté llevar el camino correcto y emplear mis dones ayudando a los demás pero, aunque yo no comprendía el porque, hacer el bien me debilitaba enormemente. Mi cuerpo que parecía completamente renovado empezó a marchitarse y me sentí cansado y dolorido. Sin embargo, cuando la ira me embargaba, cuando los deseos de venganza acudían a mi mente, cuando deseaba hacer daño a mis semejantes, me sentía fuerte otra vez, mucho más fuerte que todos los que conozco. Algunos insensatos, confundiendo mi aflicción con debilidad, osaron desafiarme y me encontré con una faceta de mí que no conocía. Una bestia inmunda, de sádicos deseos, pareció emerger desde mi interior. Tuve que contenerme, aunque me costó muchísimo pero lo logré, para no mostrarles el camino más tortuoso que hayan recorrido jamás. Algo estuvo a punto de dominarme, una oscuridad que no había conocido jamás, algo que reclamaba sangre, que ansiaba procurar torturas y martirios inimaginables, algo que me sorprendió por su crudeza extrema, un mal que no sabía que existía, una mala bestia inmunda que se alimentaba y se regocijaba con el sufrimiento ajeno. Llegado a este punto, empiezo a tener serias dudas sobre qué obró el milagro en mí, qué me hizo cambiar de un modo tan radical y no sólo recuperar mi salud y mis fuerzas si no ser más poderoso de lo que nunca fui. He pensado en ello una y otra vez y ahora tengo mucho miedo. No recuerdo muchos de mis actos y temo haber llegado a extremos irreversibles, a un punto de no retorno. Temo que, en medio de tanta desesperación, tuviese la osadía de pedir ayuda a quien no se le debe pedir jamás y temo que mi alma esté perdida para siempre. Ahora me siento acongojado porque siento pánico al pensar que puede que nunca encuentre el camino hacia la luz y que me haya convertido en un siervo de las tinieblas. Ahora intento reprimir esa maldad que siento en mi interior pero cada vez me siento más débil al hacerlo, ahora me santiguo al pensar de lo que soy capaz de hacer. Pido ayuda a la bondad pero cuando cuelgo una pequeña cruz de mi cuello siento que es como una pesada losa que me ahoga y que deseo arrancar de él. No recuerdo qué insensatez cometí en mis tiempos de juventud pero me temo lo peor. Vivo aislado e intento tener el menor contacto posible con los demás porque temo hacerles daño. A veces tengo espantosas pesadillas, como si algo intentase dominarme desde otra dimensión terrorífica. A veces no puedo dominarme pero gracias a mi soledad y aislamiento he evitado que tenga trágicas consecuencias. No sé lo que va a ser de mí, no sé cuanto podré aguantar pero quiero decirte que, pase lo que pase, escuches lo que escuches de mí, leas lo que leas, siempre habrá una parte de mí que te amará. No voy a ponerme en contacto contigo nunca más porque pienso que puede ser arriesgado para ti el relacionarte conmigo. Eres un ser adorable y yo quiero que tengas lo mejor. Voy a seguir luchando con todas mis fuerzas para que mis actos vayan encaminados a lo positivo aunque siento como una ponzoña que me corroe lenta pero implacablemente.

Espero no acabar sucumbiendo ante esa inmundicia que me atenaza y tener fuerzas para detenerla antes de que cometa alguna atrocidad.

 Adiós, vida mía, sé feliz, trata de olvidarme y nunca más te acerques a mi persona porque temo que ya todo esté perdido.

 

DE LA OSCURIDAD

A veces me despierto, en mitad de la noche, sintiendo que no estoy solo, que hay algo allí conmigo. Lo siento deslizarse a mi lado mientras duermo. Cual víbora sigilosa plagada de veneno y agazapada en las sombras que se mueve cauta en busca de su desgraciada presa, noto su sucia presencia rondándome. Sé que se alimenta de mí, cual parásito que arrebata a su huésped parte de su fuerza vital. Sé que no duda en tomar por la fuerza algo que no le pertenece y que yo lucho, en vano, por conservar. Su aspecto es el de una bestia más oscura que la misma oscuridad, más negra que la misma noche. Se mueve como un espectro entre sombras, con una agilidad asombrosa, sin que nada ni nadie lo detenga pues es capaz de sortear cualquier obstáculo que se interponga en su camino con tal de lograr su ansiado botín, con un sigilo que no es propio de ningún humano. He hecho lo posible para frenarle pero sé que jamás podrá pararle y que estoy condenado a ser visitado por ese ser, atado a él, unidos ambos por un nexo que desearía, con todas mis fuerzas, cortar. Esa criatura deja un rastro de inmundicia allá por donde pasa. Se alimenta de mí día y noche, día tras día y noche tras noche sin que yo pueda hacer nada para pararlo. Lo he intentado todo y he acabado llegando a la conclusión de que es inútil intentar frenarlo así que no me queda más remedio que resignarme. Como una criatura procedente de una dimensión desconocida, como un fantasma cuya carcajada cruel rompe el silencio jactándose de mi derrota, como un demonio de garras afiladas capaces de perforar la carne humana, como un ser de ultratumba de colmillos afilados, se presenta repentinamente cual aparición de las tinieblas. A veces lo oigo y me sobresalto y más de una vez me he despertado con angustia al sentirlo demasiado cerca de mí. Maldigo mi suerte y me pregunto a mí mismo el porque, por qué precisamente yo, por qué me ha elegido a mí entre tantos, por qué soy yo quien ha de sufrirlo pero sé que no me queda otra que aceptar mi desdicha. Algunas veces bromeo amargamente y, entre risas propias de alguien completamente roto por su desdichado sino, me digo a mí mismo que es como si tuviese un invitado. Sé que, si no encuentro la solución, si no hallo la forma de alejarle, seguirá alimentándose de mí y su voracidad no tendrá fin mientras esté bajo su yugo pero, por mucho que lo intente, por mucho que me empeñe, no hallo la forma de acabar con esta bestia pues para él sólo soy su fuente de alimento, una forma de nutrirse para seguir cometiendo sus fechorías y alcanzar más poder con el que atacar a otros del mismo modo que a mí. Me vienen a la cabeza aquellas películas de vampiros, el Nosferatu, los no muertos, todo lo relacionado con lo sobrenatural, tantas y tan espantosas y espeluznantes historias pero él es otra cosa. ¿Sabéis lo que es él? ¿No os lo llegáis a imaginar? Pues es un puñetero gatazo negro que se mete en mi casa cada dos por tres y se come el pienso de mi gata y todo lo que pueda pillar por ahí y que salta desde la calle por una ventana dejando pelos y suciedad. ¿Cómo hago para que se vaya a buitrear a otra parte?

 

DENTRO DE MI (cuento de terror)

  Ya sé que no soy Stephen King ni mucho menos pero a ver qué te parece esto, jajajaja:

   Me siento cada día más extraño y diferente. Casi siempre que me relaciono acabo disgustado y enojado y, salvo raras excepciones, no soporto estar con las personas.

Mi estado de ánimo va de la tristeza a la angustia y de la angustia a la agresividad.

Casi siempre siento asco al ver el comportamiento de la mayoría de persona. Cada día disfruto más de la soledad y me cuesta más soportar la compañía humana. Me siento cansado o con ganas de destruir y hacer daño. Quizá sea que él se está apoderando de mí (vinieron atraídos por mi odio) y que estoy perdiendo la batalla (me dijisteis que me lo habías quitado). No puedo condenar mi alma intentando remediar mis malesmediante el suicidio (¿quién estaba poseído?) así que me toca seguir luchando (intenta adueñarse de mí para traer a otro mucho peor).  Me deshice de todas aquellas cosas que me trajeron problemas (el otro no es una larva, es un demonio) pero no puedo dejar de sentir una fascinación morbosa por ciertos temas (se le invoca sacrificando niños). Si bien es cierto que siento miedo (cuchillas cortando tu carne) también lo es que me sigue tirando mucho todo lo oscuro (clavos que llegan hasta tus huesos). Intento contribuir a que el bien gane la batalla (agujas perforando tus ojos) pero a veces me cuesta no abandonar y pasarme al otro lado (lejía bañando tus tímpanos). Sé que no sería lo correcto pero mucha gente no hace lo correcto y ya me estoy cansando (el martillo pulverizando tus huesos) de intentar orientarlos hacia la luz sin que me hagan caso y encima se rían (cables conectados a tus genitales). Le pido a la luz que me ayude a no desfallecer (inyecciones de ácido sulfúrico) y me resisto a ser un siervo de las tinieblas (pide que le entregue almas). Aunque tengo serias dudas de que todo acabe bien (la sierra desgarrando tus tejidos), voy a seguir en mi empeño de ir hacia lo positivo y apartarme del mal (yo soy la puerta que les traerá a nuestro mundo).

¿Crees que tengo alguna posibilidad de superar esto? (Siempre les pertenecí).

¿He conseguido inquietarte un poco? Jajajaja. (Pronto comenzará su reinado).

 

 MI ESENCIA (Poseso)

 

  Detrás de mis ojos vive la bestia que hiela mi cerebro y enferma mi espíritu. Ella tira de mí más allá de las tinieblas, hacia un abismo oscuro y profundo donde nada es bueno ni es malo y todo está permitido; el artista y su obra, no importa el método ni el material. El aire es fétido y la atmosfera se nota pesada, como viciada de mil pecados, como cargada de negros presagios. El olor de la carne, descompuesta y corroída por el mal, hedionda y putrefacta, se entremezcla con aromas lujuriosos de fluidos corporales fruto de la perversión. Un horizonte de rojo sangre, unas veces espesa y coagulada, otras veces manando de cuerpos desgarrados, otras salpicando el paisaje hasta cubrirlo por completo, satura mis sentidos hasta la náusea. Un estallido de dolor, un relámpago púrpura, el resplandor de un destello de luz reflejado en el frío metal, el acero cortando la carne, garras abriéndose paso en ella, mandíbulas bañadas en saliva y plagadas de dientes afilados y ennegrecidos hechos para devorar; todo es dantesco y siniestro. En contraste, veo montañas de cuerpos desnudos copulando unos con otros, retorciéndose entre el placer y el dolor, compartiendo sus jugos pecaminosos, rezumando degeneración. Oigo sus gemidos entremezclados con el chasquido de los huesos al quebrarse, con el sordo murmullo de mil voces apagadas en gargantas cercenadas en las que la sangre ahoga desgarrados alaridos de horror, un sinfín de lamentos como de almas atormentadas por los peores temores; todo es de pesadilla. Un océano de caos en las que deformes monstruos de espanto parecen regocijarse disfrutando de la apocalíptica visión. Miles de cuerpos torturados, mutilados, desmembrados, despedazados, amontonados como deshechos y toda una fauna de criaturas que parecen el resultado de las más atroces aberraciones. Hermanos con hermanos disfrutando de los placeres carnales, arrebatándoles la vida a sus progenitores entre carcajadas, disputándose la carne de sus hijos a los que devoran con fruición; todo un coro de las más sucias e inmundas  prácticas que se pueda llegar a imaginar. Instrumentos quirúrgicos en manos de horribles engendros y víctimas encadenadas sometidas a las peores vejaciones. Sopletes abriendo agujeros en su carne, látigos de alambres y púas cerniéndose sobre ella y arrancándola de sus cuerpos, repugnantes insectos penetrando en sus heridas y abriéndose paso por sus genitales, mordisqueándolos, perforándolos… todo parece formar parte de una sinfonía de terror. Algunos parecen consumirse en un fuego que nunca cesa y es inconfundible el olor a carne quemada; un insoportable calor levantando ampollas en su piel, desintegrando sus tejidos. De vez en cuando suena una música que parece una mezcla de sonidos entre obscena, festiva y aterradora y se escuchan atronadoras carcajadas mientras grupos de pequeñas y asquerosas bestiezuelas parecen bailar en círculo. Sé que algo me empuja a creer que ese es el lugar al que pertenezco y que yo formo parte de él al igual que él forma parte de mí, es como una influencia que me despierta como una fascinación enfermiza a la que me resulta muy difícil resistirme. La Bestia tira de mí hacia el Averno pero hay una luz benefactora que me sujeta; yo la llamo la Luz. No dejarse llevar por esa tenebrosa Oscuridad tiene sus consecuencias y mi cuerpo es presa del dolor pero una parte de mí me dice que he de permanecer en la Luz aunque eso implique sufrimiento. Intento no dejarme llevar por bajos instintos, abstenerme de vicios, reprimir mi furia homicida, no caer en las tentaciones… resulta muy difícil permanecer en mi lado luminoso cuando es la más maligna de las criaturas la que me seduce despertando en mí los más morbosos deseos. ¿Acaso hay esperanza de salvación para mi alma?

 

EL DESPERTAR

Desde hace mucho, estamos llegando a este mundo seres de luz y de fuego con apariencia humana y con el propósito de ayudar y guiar a los humanos. Nosotros estamos aquí para hacer vuestro mundo mejor y conseguir que todos seáis mejores personas y más felices pero vosotros sois muy primitivos y actuáis como bárbaros; vosotros arremetéis contra todo lo que es diferente a vosotros. Vuestra medicina, cerrada en lo conocido y en lo empírico, no es capaz de percatarse de que somos muy diferentes a vosotros aunque tengamos semejanzas físicas; somos diferentes en todo.

  Mis hermanos de luz están siendo tomados por orates y se les está inoculando toda clase de venenos con apariencia medicinal que sólo consiguen dejarlos completamente confusos y anulados; vosotros le llamáis esquizofrenia o trastorno bipolar o nombres semejantes a su diferente forma de ser porque vuestras mentes son estrechas y diminutas y no sois capaces de entender su singularidad. Ellos son extremadamente sensibles y necesitan de apoyo y comprensión, de cariño y calor pero vosotros os comportáis como primates y queréis solucionar con drogas el daño que se les causa desde la miserable sociedad en la que os desenvolvéis. ¿Es que no os dais cuenta de que no son igual que vosotros? ¿Cómo podéis ser tan básicos? Algunas de vuestras religiones les hacen creer que los mensajes que les envía la luz provienen desde el Mal pero están muy equivocados y mientras estáis tomándolos por indeseables, los verdaderos malvados les torpedean con ataques psíquicos hasta debilitar y reventar sus chacras.

  A los que somos de fuego y tenemos un lado muy sensible y otro muy guerrero, tampoco sois capaces de comprendernos. Nosotros mostramos habitualmente nuestro lado sensible y nos tomáis por débiles; ¡VOSOTROS SOIS LOS DEBILES! SOIS EXTREMADAMENTE DEBILES. Vosotros os venís abajo por tonterías que a nosotros no nos hacen ni pestañear, vosotros os hacéis adictos a las drogas y a los vicios, vosotros lloráis como colegialas cuando os falta el dinero, vosotros consideráis imprescindibles objetos que a nosotros no nos hacen falta… ¡DAIS PENA!

   Tratáis a los animales con desprecio porque no sois capaces de apreciar sus virtudes. Ellos son seres adorables que carecen de lo que vosotros llamáis maldad. Son el regalo más maravilloso que tenéis en vuestro planeta. Y vosotros, con vuestra barbarie, les maltratáis y atormentáis. ¿Es que os creéis mejor que ellos? ¡NO SOIS NADA COMPARADOS CON ELLOS! ¡NADA DE NADA!

  Os creéis valientes y presumís de realizar actos bajos y viles que os deberían provocar vergüenza. ¿Os creéis violentos? Vosotros no sabéis lo que es la verdadera violencia. ¡NO TENEIS NI IDEA DE LO QUE SOMOS CAPACES SI SE NOS CONCEDE PERMISO PARA ELLO DESDE LA LUZ! Podríamos desgarrar vuestra carne con nuestras manos, arrancárosla a mordiscos hasta dejaros sin ella, disfrutar con gula de su sabor, beber vuestra sangre como si estuviésemos sedientos y jugar al golf con vuestra columna vertebral. ¡Y OS ASEGURO QUE IBAMOS A DISFRUTAR MUCHO CON ELLO! Más de lo que os imagináis. ¿Quién os habéis pensado que sois? ¿POR QUE TANTA SOBERBIA?

   Dejáis que vuestras mujeres sean dominadas por otros sin que ni siquiera lleguen a sospecharlo. Ellas os utilizan a vosotros y otros las utilizan a ellas ¡LAMENTABLE!

   Llamáis locos a todos aquellos que son diferentes. ¡VOSOTROS SOIS LOS LOCOS, ESTUPIDOS IGNORANTES!

  No sois capaces de reconocer vuestros errores ni de pedir perdón por ellos por vuestro asqueroso y pueril orgullo. ¿ES QUE NO CONOCEIS LA HUMILDAD?

   Os vendéis unos a otros para acumular bienes que no os hacen falta. ¿POR QUE TANTA CODICIA?

   Confundís la degradación con fines oportunistas con la inteligencia. ¿COMO PODEIS ESTAR TAN ENFERMOS?

 Vuestra atmósfera está tan deteriorada que a nosotros nos arde la piel. ¿COMO PODEIS SER TAN SUCIOS?

  Llenáis vuestro mares y océanos con toda clase de porquerías a pesar de que son imprescindibles para vuestra supervivencia. ¿COMO PODEIS SER TAN NECIOS?

  Arremetéis contra nosotros sin justificación alguna hasta llevarnos a la exasperación y, cuando nos rebelamos,  nos tomáis por malos. ¿COMO PODEIS SER TAN HIPOCRITAS.

    Os arrodilláis ante insignificantes tiranos y permitís que los vuestros sean llevados hasta la desesperación y el suicidio sin mover un dedo. ¿COMO PODEIS SER TAN COBARDES?

  LA LUZ OS DICE QUE DEBEIS CAMBIAR O SEREIS ABANDONADOS A VUESTRA SUERTE Y REINARA LA MALIGNA OSCURIDAD.

 

ANGEL Y DEMONIO

 ¿POR QUE TENGO LA PUÑETERA IMPRESIÓN DE SENTIRME VIGILADO Y CONTROLADO? No me gusta una mierdaaaaaa este jueguecito que está consiguiendo enfadarme un poquitín y sacando lo peor de mí. ¿QUE MIERDA PASA AQUÍ? ¿Me estáis provocando para que se me crucen y haga una carnicería? ¿ES QUE NO OS IMPORTA VUESTRA FAMILIA? ¿Y si es verdad que llevo algo dentro muy feo? ¿Y si un día aflora y no lo puedo controlar? ¿Y SI SE ENSAÑA CON VOSOTROS Y LOS VUESTROS DE LA FORMA MAS CRUEL POSIBLE? ¿Y si se bebe la sangre de vuestros hijos? ¿Te los imaginas desangrándose mientras algo o alguien o ambas cosas sorben ávidamente la sangre de su cuello? ¿Os imagináis lo que podría hacerle a vuestras mujercitas después de disfrutarlas de la forma más brutal posible? ¿Y A VOSOTROS? ¿QUE OS HARIA A VOSOTROS SI ES CAPAZ DE HACER ABERRACIONES CON VUESTROS HIJOS Y MUJERES? ¿Y SI LOS LLAMOOOOOOOOOOOOOOOO? ¿VENDRAAAAAAAAAAANNNNNNNN?

¿Y SI VIENEEEEEEEEEENNNNNNNNNNNNN? ¿QUE VAIS A HACEEEEEEEEEERRRRRRRRRRRR? ¡¡¡¡LLORAR LAGRIMAS DE SANGRE!!!!

Poned fin a vuestro experimento o comenzaré yo con otro. Estás sacando mi lado oscuro y, un día de estos, conseguiréis que los llame y, si los llamo, VENDRAAAANNNN, ¡¡¡¡¡VENDRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAANNNNNNNNNNNNNNNNN!!!!!!

¿Acaso no os gusta la maldad? ¿Vuestra infantil y estúpida maldad? ¿ES QUE QUEREIS QUE OS ENSEÑE LO QUE ES EL MAAAAAAAAAAAAAAAAL? ¿Eso es lo que queréis? ¿Por qué no dejáis en paz mi vida privada y desistís de estudiarme? ¡¡¡¡¡¡¡YO NO HE PEDIDO NADAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!! Y menos así…. ¿Qué pasa? ¿Es que sois muy listos y muy estupendos y por eso os tenéis que salir siempre con la vuestra? ¿Y SI YO SOY ALGO QUE VOSOTROS NO COMPRENDEEEEEEEEEEIIIIIIIIISSSSSSSSS? ¿Y si, el día que lo comprendáis, os arrepentís de haberlo desatado? ¿Qué haréis entonces? ¿IMPLORAREIS PIEDAAAD? ¿Para vosotros y vuestras familias? ¿Y SI YA ES TARDE PARA ARREPENTIMIENTOS? ¿Y SI YA NO SE PUEDE HACER NADA? ¿Y SI YA NO HAY MANERA DE PARARLOS? ¿ENTONCES QUE VAIS A HACEEEEEEEEEEEEEEEERRRRRRRRRRRRRRR? ¿Llorar? ¿Y creéis que eso les va a conmover? JAJAJAJAJAJAJAAJA ¡No me seáis ridículos! Me estoy cansando y yo soy muy buen tipo pero, ¿y si hay algo dentro de mí que es muy diferente a la bondad? ¿Y SI ESTA EN EL EXTREMO MAS OPUESTO A ESOOOOOOOOO???????

¿Y si atrae a otros? ¿OS PONDREIS DE RODILLAS PARA IMPLORAR MISERI-CORDIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA?

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ELLOS NO CONOCEN LA MISERICORDIAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!

Os ofrezco mi ángel pero parece que lo que os interesa es mi demonio, ¿no? ¿De verdad queréis conocerlo? ¿ESTAIS SEGUROOOOOOOOOOOOOOOOOSSSSSSSSSSSS?

¿En serio que no vais a cambiar de parecer cuando ya esté fuera de mi control? ¿Seguro? ¿Lo habéis estudiado concienzudamente? ¿Lo habéis pensado bien? ¿Lo tenéis todo controlado? ¿De verdad? ¿Todos los imprevistos están cubiertos? ¿Y SI LOS IMPREVISTOS NO SON DE VUESTRO MISERABLES Y PATETICO MUNDOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO?

¿Qué vais a hacer? ¿Llamar a vuestro ejército? ¿PARA COMBATIR CONTRA MIS DEMONIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS?

¿Es que me queréis hacer reír? ¿QUE MIERDA TENEIS EN VUESTRAS PUTAS CABEZAS? ¿Tenéis algo? ¿Entonces, si tenéis algo, a qué estáis jugando? ¿COMO OSAAAAAAAAAAAAAAAAAAAIS? No sabéis a lo que os enfrentáis. Sois unos inconscientes. ¿Cómo podéis ser tan necios? ¿En serio creéis que iban a servir para algo vuestras miserables súplicas? ¿Me arrepiento de mis pecados? ¿Por mi culpa y mi gran culpa? ¿Perdónanos así como nosotros perdonamos? JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.

¡¡¡¡¡EL SE ESTA CANSANDOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!

Y un día, muy pronto, SEREIS NUESTROS. ¡¡¡¡NUESTROS!!!! Mmmmmmmmmm, deliciosa carne humana. Maravilloso sufrimiento. ¡¡¡¡TENEMOS TANTO DOLOR PARA VOSOTROS!!!!! Seguro que os iba a encantar. El se está pensando el dejaros de su mano, JAJAJAJAJAJA. ¡¡¡¡Aaaaaaaahhhhhhhh, que exquisita orgía de sangre iba a ser!!!!! Nos haríais tan felices… ¡¡¡¡NO CAMBIEIS A MEJOR!!!! Nos encanta que seáis así. Sublime pecado, mmmmmmmmmmmm.

  ¡¡¡¡¡¡¡CUENTA ATRÁS PARA LA DEVASTACIOOOOOOOOONNNNNNN!!!!!!!

 ¿Qué vais a hacer? ¿Qué vais a haceeeeer cuando ellos estén conmigo? ¿SER NUES-TRO PLATO PREFERIDOOOOOO? Nuestro ganado que sacrificaremos como nos venga en gana, jajajaja. ¡QUE EXQUISITO MANJAR! Mmmmmmmmm, mi boca se llena de saliva pensando en desgarrar vuestra carne y saborearla, paladearla, degustarla, recrearme en su sabor… ¡¡¡¡¡¡¡¡¡Y DISFRUTAR DE VUESTRO SUPLICIO!!!!!!!!!

JAJAJAJAJAJAAJA. Mmmmmmmmmmmm, ¡que ricoooooooo! ¡¡¡¡OVEJITAS, SEGUID HACIENDO ENFADAR A VUESTRO PASTOOOOOOR!!!!! Los lobos están muy hambrientos, jajajaja.

  HASTA PRONTO.

 No comprendéis nada, nada de nada. ¡¡¡¡¡¡NUNCA COMPRENDEIS NADA!!!!!!!

  ¿Es que ha de ser por las malas? ¿No hay otra forma? ¿Por qué? No lo comprendo.

   El ángel se agota y necesita descansar… ¡¡¡Y EL DEMONIO ESTA PIDIENDO PASO  A GRITOS!!!

   ¡¡¡¡¡¡¡SOMOS LEGION!!!!!!!

   Y vosotros…, vosotros…, vosotros no sois nada.

 

LA ULTIMA OPORTUNIDAD
Siervos de la perfidia, vasallos de la indecencia, esbirros de la indignidad, sicarios de la ruindad, vuestros corazones son gélidos como un desierto de hielo y en vuestras almas mora la más tenebrosa vacuidad. Escarpadas y plagadas de afiladas púas y espinas envenenadas son vuestras intenciones. No sois más que la avanzadilla de las legiones reptilianas y emponzoñáis todo lo que tocáis como una plaga que lo arrasa todo hasta no dejar ni rastro de bondad. Debéis reconocer vuestros pecados y renegar de vuestros amos o ser aniquilados sin piedad y extinguidas vuestras corruptas estirpes para que no sigan sembrando vuestras deleznables semillas de odio.
  ¿Qué les hacéis a los animales? ¿Acaso no son también criaturas de Dios?
  Os di mi luz y elegisteis la oscuridad, os di mi amor y elegisteis la maldad, os di la virtud y elegisteis el pecado. Os arrastráis regocijándoos de vuestra lúgubre decadencia al igual que la inmunda mala bestia a la que servís. El fin se acerca y el tiempo se acaba.

EL JUICIO

El arcángel

“El día en que los cielos se oscurezcan y mil plagas os asolen, el día en que seáis abandonados ante la más inmunda de las criaturas, el día en que el Mal se regocije torturando vuestras almas, el día en que el fuego devorador os consuma, el día en que seáis dejados de la mano de Dios y abandonados a vuestra suerte, no os lamentéis en vano ni oséis implorar piedad pues ya será muy tarde para ello. Acordaos de todas aquellas ocasiones en las que se os ha perdonado vuestras ofensas, de cuantas oportunidades se os ha dado y de cuantas veces las habéis desperdiciado entre burlas. Acordaos de que despreciasteis a quien os lo dio todo, de que renunciasteis a vuestro Señor, de que os apartasteis del buen camino y preferisteis el sendero del pecado y tened muy presente que ya no habrá esperanza para vosotros, que vuestro sufrimiento será indescriptible, que aunque lloréis lágrimas de sangre y arrastréis vuestras rodillas por los suelos hasta dejar vuestros huesos al descubierto, ya no habrá vuelta atrás. Sentiréis impotencia mientras los vuestros os son arrebatados y son marcados a sangre y fuego con el número de la Bestia, os sentiréis como el ganado que espera que las fauces de los lobos se cierren sobre su garganta hasta cercenarla por completo y lamentaréis haber existido porque Dios, sólo Dios, tiene el poder de decidir vuestro destino y vosotros habéis renegado del Padre Creador. Vosotros, seres impíos y despreciables, os dejasteis corromper por el vil dinero; vosotros, llevados por vuestra estúpida vanidad, osasteis desafiar a Dios; vosotros no sentisteis piedad por vuestros semejantes, vosotros os dejasteis tentar por la Serpiente y cedisteis ante ella, vosotros elegisteis el sendero fácil aún sabiendo que conducía al abismo, vosotros y sólo vosotros sois los causantes de todos los males y llegará la hora en que paguéis cara vuestra insolencia. No habrá misericordia, no habrá paz, no habrá luz en un mundo dominado por los vástagos del Mal y llegará la hora de que los justos sean elegidos para heredar la Tierra y el resto sacrificados de la forma más dolorosa posible. Vosotros os apartasteis de vuestro pastor y elegisteis ser presa de las alimañas; no lamentéis vuestro destino pues”.

Dios, colérico

“Mía es la espada de la justicia que pende sobre vuestras cabezas y el fuego purificador que atormentará vuestras almas y no importa lo que hagáis pues sólo yo tengo el poder. Cuanto más gritéis, mayor será el dolor; cuanto más huyáis, mayor será el terror y, cuando estéis bajo su yugo, cuando os postréis ante el Innombrable, se os helará la sangre, se os secará la garganta, vuestra saliva será como el roce de mil púas, vuestra respiración será como una pesada losa oprimiendo vuestro pecho, vuestros músculos se tornarán rígidos como los de un cadáver, vuestro estómago quedará descompuesto como si estuvieran hurgando en vuestras entrañas y, poco a poco, comprenderéis que vuestra agonía será eterna y el sufrimiento nunca acabará. Os dí mi luz y elegisteis la oscuridad, os di el bien y elegisteis la maldad; vosotros y sólo vosotros habéis sellado vuestro destino.”.

El innombrable

“Todo un Universo de depravación que mostraros, mil y una deliciosas torturas, un sinfín de suplicios, un calvario tras otro… Se os espera con ansia pues vuestras almas angustiadas son mi alimento. Hay un lugar donde realidad y ficción se funden y los sueños se convierten en pesadillas. Placer y dolor son inseparables pues el tormento de muchos es la alegría de pocos. Hay un mundo donde el tiempo no tiene sentido y los segundos se convierten en siglos, donde la cordura se trasforma en locura, donde la esperanza se torna desesperación y ese es el lugar que habéis elegido; sea pues”.

 

 

ELLA NO QUERIA

A veces ocurre que uno está mal y se confunde. Ya se sabe que los años no pasan en balde y que la salud se resiente y, bueno, simplemente hay que atenerse a las circunstancias y no se puede luchar contra ellas. ¿La diosa Fortuna te sonríe? Oh, estupendo, maravilloso, sublime… ¿Es el infortunio el que guía tus pasos? Bueno, entonces no te queda más remedio que sobrevivir en medio de la tormenta. Ocurre que hay momentos en que uno no puede evitar ponerse triste y sentirse como desamparado. Estando así, te sientes especialmente receptivo porque todos tus sentimientos están a flor de piel y como amplificados. Conocer a una chica en esas circunstancias te sirve de consuelo y hace que te evadas de tus penas. Estás mal y eres como un ser cuya energía se está difuminando así que necesitas recargar las pilas para poder seguir adelante. Es entonces cuando aparece tu vena más tierna y romántica y, para cualquier mujer necesitada de calor que busque alguien especial, pareces un tipo encantador dispuesto a cuidar de ella y adorarla para el resto de vuestras vidas. El caso es que tienes cierto gancho cuando estás así y encuentras una mujer que te gusta y a la que le gustas y tratas de reparar tus heridas absorbiendo energía pero llega un momento en que ya te sientes mejor y ya no necesitas ese calor, ya has curado tus heridas y ya no sientes necesidad de ese cariño, ya has sacado de ella todo lo que te hacía falta y ya no la necesitas y es entonces cuando ella te sobra. Pienso que hay que ser lo suficientemente elegante para no dejar a una mujer; pienso que hay que comportarse de tal forma que provoque que sea ella la que te deje a ti y así todos estaréis contentos o, al menos, no se sentirá tan afligida. La verdad es que me esforcé, lo hice una y otra y otra vez pero ella parecía no darse por aludida. Llegó un momento en que ya no sabía qué hacer para quitármela de encima y me sentía muy agobiado. Odio que me controlen, odio estar comprometido, odio estar obligado a…, odio que se me restrinja mi albedrío, odio que se me arrebate parte de mi libertad, odio no poder decidir… y uno no quiere, no quiere hacer daño pero, a veces, a veces es inevitable pasar por ahí. Yo sólo quería que se apartase de mí pero ella no quería y no había forma de hacérselo comprender. Me molestaba su voz, me molestaba su tacto, me molestaba su olor, me molestaba su presencia, me molestaba que estuviese en mi pensamiento, me molestaba que existiese… ella era la molestia personificada, era una piedra en mi zapato, un obstáculo en mi camino, una pesadilla en medio de un plácido sueño, un handicap, un error, una dificultad, algo que nunca debió suceder… pero ahí estaba. Una noche no pude evitar dejarme llevar por la ira y, aunque ella no quería, tuve que cortar. Ello no lo comprendía y se comportaba de forma terca y egoísta; se obstinó en que debíamos estar juntos. Lo que más me molestaba era su complacencia, parecía dispuesta a soportarlo todo para no perderme y seguir conservándome en su vida pero yo no podía más, simplemente no podía más. Ella tenía que haber atendido a razones, tenía que haber comprendido, no tenía ningún derecho a absorberme de esa forma, de apropiarse de mi ser, de tratarme como si yo fuese suyo para el resto de sus días, como si le perteneciese para siempre… ¿Quién era ella para hacerme sentir así? ¿Qué derecho tenía a oprimirme de esa forma? ¿Cómo podía hacerme sentir tan mal con la excusa de que me quería y no deseaba perderme, que se sentía bien a mi lado, que yo la había hecho sentir muy especial, que me amaba…? ¿Es que acaso no contaba mi opinión y tenía que resignarme a sus deseos y dejar que doblegase mi voluntad? Yo me sentía como un animal apresado en una trampa, como alguien que quiere huir pero una enorme cadena se lo impide, como alguien que se asfixia y necesita respirar. Era como si me estuviese volviendo loco. Ella era como uno de esos chicles pringosos que se te pegan a la suela de los zapatos un día caluroso y soleado y que tratas de limpiar por todos los medios pero no hay forma de eliminarlos de allí, como una gigantesca viuda negra que me había atrapado en su enorme tela de araña y se prestaba a devorarme. ¿Cómo podía hacerme eso a mí? ¿Cómo podía yo resignarme a eso? Tenía que hacer algo y tenía que hacerlo ya. Ella no quería cortar y así me lo dejó muy claro una y otra vez así que tuve que cortar yo. Una noche cogí un cuchillo y se lo clavé y luego corté y corté y corté. Uno es de mucho comer así que tampoco era plan de desperdiciar toda aquella carne. También hay que pensar que la calle está llena de animalitos hambrientos y nunca se me ha dado mal cocinar. Bueno, hubo comida para una buena temporada y por fin me sentí aliviado, liberado de mi pesada carga, de aquello que tanto me acongojaba. Ella no quería y yo tampoco quería de esa forma pero, al final, no me dejó elección y tuve que cortar así que corté, corté y corté… ¡Vaya corte que se llevó! JAJAJAJA.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s