El borrego perfecto

 

La Inquisición borrega está compuesta por seres que se creen superiores y que por eso tienen derecho a juzgar, castigar con el sambenito y mandar a la hoguera al reo sin ni siquiera haber hablado con éste en la vida ni conocer sus circunstancias ni saber nada de nada porque la Inquisición borrega actúa por que ha oído, porque le han dicho, porque le han contado… ¿Habrá algo más absurdo que hablar de algo que se desconoce o de alguien a quien no se ha tratado nunca? Pues, para el borrego inquisidor, actuar así es algo cotidiano. Los borregos inquisidores son extremadamente simples, tienen mentes cuadradas y visión de tunel y funcionan a base de prejuicios; son el colmo de la absurdez. Estos elementos carecen de valores y son extremadamente materialistas. El borrego inquisidor no tienen ningún tipo de criterio, aunque él cree que sí lo tiene, y se limita a seguir las modas. El borrego inquisidor está encantado con que otros piensen por él ya que así se ahorra el esfuerzo de pensar. El borrego inquisidor demoniza a quien no es capaz de comprender porque su más que limitada mente se lo impide. El borrego inquisidor es capaz de decir barbaridades como catedrales y quedarse tan ancho como si hubiese vertido un torrente de exquisita sabiduría. El borrego inquisidor es tan básico que no es capaz de comprender que un hecho no se puede desvincular del contexto en el que se produce y que las circunstancias lo son casi todo. El borrego inquisidor se cree sabio porque es tan idiota que no es capaz de comprender que no puede haber sabiduría sin humildad y que, por mucho que se aprenda, nunca se sabe lo suficiente. El borrego inquisidor ha sido programado y no es más que un producto de ingeniería social pero él se cree alguien muy especial pese a que no llega ni a mediocre. El borrego inquisidor se cree un rebelde antisistema pero es precisamente el instrumento de quien se sirve el sistema para perpetuarse; el borrego inquisidor es la más sumisa de las ovejas. A los amos del mundo no les interesa una ciudadanía con valores sino una chusma barriobajera a la que tener contenta con pan y circo. A los que manejan los hilos no les interesan las personas humildes, honestas, piadosas, altruistas, dignas, valientes…, no vaya a ser que clamen contra las injusticias que sufren otros, no sea cosa que se esfuercen por hacer un mundo mejor y se opongan a sus planes; ellos prefieren a gentucilla preñada de antivalores, a egoístas que sólo piensen en si mismos y no mueva un dedo por los demás para tenernos lo más divididos posible. Ellos no quieren personas que quieran acercarse a Dios y que tengan claro que la muerte no es el fin; ellos quieren cortoplacistas que se centren en disfrutar de los placeres terrenales y así les dejan el camino libre para sus manejos. Ellos quieren tipos a los que puedan comprar y no personas que antepongan lo que es correcto a lo que les resulta conveniente. Ellos no quieren valientes que se rebelen; quieren borregos encantados de vivir sometidos y el colmo del aborregamiento es vivir feliz dentro del rebaño y atacar sin piedad a quien ha osado salir de él así que el borrego inquisidor es el borrego perfecto, la obra cumbre del borreguismo, el instrumento que mejor sirve al amo. No hay mejor estrategia de aborregamiento que crear un ignorante que se cree sabio ya que así nunca aprenderá. Si, además de eso, le hacemos perder la noción del bien y del mal y lo degradamos hasta conseguir que se aparte de los valores y dé por buenos los antivalores, tenemos a un necio degenerado que se cree un sabio virtuoso por lo que nunca aprenderá ni mejorará y siempre será una manzana podrida que irá pudriendo a las demás. Rizar el rizo es conseguir situar a los más corruptos en los puestos más destacados para que logren corromperlo todo. Imaginemos que vamos a un colegio y elegimos a los alumnos más ignorantes y conflictivos, les hacemos creer que son los mejores y los ponemos como modelo a seguir. ¿Qué conseguimos? Asegurarnos de que vamos a acabar con la excelencia y que una miserable mediocridad lo invada todo. Muchos se creen que el mundo se mueve por dinero pero están muy equivocados. ¿Cómo van a moverse por dinero quienes tienen el poder de imprimir dinero partiendo de la nada? Ellos ya no saben qué hacer con el dinero, ya no tienen nada que comprar pues ya lo poseen todo, ellos están hartos de nadar en billetes, de bañarse en el más caro champán, de tener a las más impresionantes hembras… así que eso ya no les motiva y, por ello, buscan emociones nuevas viendo el mundo como su tablero de ajedrez particular, su coto privado de caza; lo que buscan es el control, el poder sobre todo y sobre todos y no pueden utilizar la fuerza constantemente sino que han de ser discretos y actuar de forma sutil así que utilizan métodos de ingeniería social para asegurarse de que no van a encontrarse oposición alguna y nadie mejor que la inquisición borrega para que las masas sean lo más uniformes posibles dentro de la más absoluta miseria espiritual. ¿A quién elegiría una plebe carente de valores, a Jesús o a Barrabás? Estoy más que seguro de que si Jesucristo volviese a nuestro mundo, lo volverían a crucificar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s