¿El más grande de los genocidios?

El otro día me soltó una niña que su profe le había dicho que los españoles cometimos el más grande de los genocidios de la historia en la conquista de América.

A continuación, la definición de genocidio:

Un genocidio es el exterminio sistemático de un grupo social, motivado por cuestiones de raza, religión, etnia, política o nacionalidad. Se trata de un asesinato de masas que busca la eliminación del grupo y que, incluso, puede incluir medidas para evitar los nacimientos.

http://definicion.de/genocidio/

“exterminio sistemático” “que busca la eliminación del grupo”

——————————————————————————————————–

Exterminio sistemático de un grupo humano por motivos de raza, religión o política

http://www.wordreference.com/definicion/genocidio

“exterminio sistemático”

——————————————————————————————————–

Se entiende por genocidio, también llamado ‘crímenes contra la humanidad‘, el exterminio sistemático, total o parcial, de un grupo social de personas, cuya motivación principal son las diferencias de nacionalidad, raza, religión y diferencias étnicas, principalmente.
Es una práctica tiránica que tiene como objetivo eliminar las minorías generalmente agrupadas en una región determinada y es considerada un delito internacional.

http://www.significados.com/genocidio/

“tiene como objetivo eliminar las minorías”

—————————————————————————————————

El genocidio es un delito internacional que comprende «cualquiera de los actos perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal»

https://es.wikipedia.org/wiki/Genocidio

“Con la intención de destruir”

——————————————————————————————————

Genocidio

Profesor Raphael Lemkin (izquierda) y Ricardo Alfaro de Panamá (presidente del Comité Legal de la Asamblea) conversando antes de la sesión plenaria de la Asamblea General en la que se aprobó la Convención sobre la prevención y el castigo del genocidio.Profesor Raphael Lemkin (izquierda) y Ricardo Alfaro de Panamá (presidente del Comité Legal de la Asamblea) conversando antes de la sesión plenaria de la Asamblea General en la que se aprobó la Convención sobre la prevención y el castigo del genocidio.

— United Nations Archives and Records Management Section

El término “genocidio“, que no existía antes de 1944, es un término muy específico que hace referencia a los crímenes masivos cometidos contra grupos. Los derechos humanos, tal y como se indica en la Constitución de los Estados Unidos de América o en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 de las Naciones Unidas, se refieren a los derechos de los individuos.

En 1944, intentando describir la política nazi de cometer asesinatos en forma sistemática, incluyendo el objetivo de eliminar a la comunidad judía europea…

https://www.ushmm.org/wlc/es/article.php?ModuleId=10007251

“cometer asesinatos en forma sistemática, incluyendo el objetivo de eliminar a la comunidad judía europea…”

——————————————————————————————————-
——————————————————————————————————-

El genocidio es un delito internacional que ha sido clasificado dentro del grupo de crímenes contra la humanidad, en tanto, el mismo consiste en el exterminio sistemático de un grupo social motivado, ya sea por cuestiones de raza, política, religión, etnia o nacionalidad, entre otras opciones. Es decir, el genocidio es alguna manera un asesinato en masa que muchas veces hasta implica medidas tendientes a evitar los nacimientos del grupo que se busca eliminar.

… via Definicion ABC http://www.definicionabc.com/general/genocidio.php

También los propios Tlaxcaltecas ayudaron a Hernán Cortés a derrotar a sus enemigos deTenochtitlán (los Aztecas de Moctezuma), y los Aztecas, a su vez, combatieron junto a los españoles en posteriores colonizaciones…La historia, como vemos, es al final una sucesión de conquistas, y si bien se cometieron algunos casos aislados de maltrato durante los periodos de introducción y de Conquista (inevitables teniendo en cuenta las gentes, las circunstancias y la época) España no ejerció sobre los nativos americanos ningún tipo de genocidio ni esclavitud generalizado. Muy al contrario, podemos decir (y avalarlo con documentación y hechos contrastados de la historia), que España fue el único país de Europa que siempre protegió en su Conquista a los nativos de todos nuestros territorios de Ultramar, garantizándoles una vida digna y unos derechos integrales.

Llegada de Cristóbal Colón a América
Y nos tomamos tan en serio los españoles la aplicación de justicia sobre los indígenas del Nuevo Mundo, que la Monarquía Hispánica inmediatamente acometió las reformas necesarias para regular su trato de forma oficial. De esta manera, nada más dos décadas después de iniciarse el Descubrimiento (el 27 de diciembre de 1512), España abolió la esclavitud indígena mediante las “Leyes de Burgos”, en las cuales se emitieron las ordenanzas necesarias “para el gobierno con mayor justicia de los naturalesindios o indígenas” y se estableció que el Rey de España tenía derecho a “justos títulos de dominio del Nuevo Mundo, pero sin derecho a explotar al indio, que era hombre libre y podía tener propiedades, pero que como súbdito debía trabajar a favor de la Corona sin mediar la esclavitud, retribuido y con libertades garantizadas, a través de los españoles allí asentados. España anteponía la evangelización de los nativos a cualquier otra materia, nativos a quienes consideraba hermanos cristianos, dejando a un lado las excepciones salvajes que efectivamente se pudieran dar y de las que de ninguna manera fue culpable España como unidad.
Pero las “Leyes de Burgos” no fueron unas leyes aisladas en lo referente al trato a los indígenas, y treinta años más tarde (1542), España emitía las “Leyes Nuevas” (o Leyes y ordenanzas nuevamente hechas por Su Majestad para la gobernación de las Indias y buen tratamiento y conservación de los indios), en las que entre otras cosas se regulaba aún más en detalle el trato a los nativos, proclamando de nuevo su libertad y suprimiendo igualmente las encomiendas. Eran normas emitidas por los propios españoles y que restaban derechos a los pobladores españoles en beneficio de los indígenas, algo inédito en aquel momento y digno de asombrosa admiración…En esas “Leyes Nuevas”, el Emperador Carlos V mandó constituir una comisión que determinara la limitación de los derechos de los españoles en sus encomiendas y el sistema y forma en que se llevaban a cabo las Conquistas (no podían violarse los derechos indígenas en ese proceso). En dichas leyes, también se regulaban los tributos que los indígenas debían aportar al Estado, como súbditos del Rey que eran y no como esclavos.
En resumen, en lo relativo al trato a los indígenas, las “Leyes Nuevas” aportaban lo siguiente:
– Sobre la esclavitud:
* Cuidar la conservación y gobierno y buen trato de los indios
* Que no hubiera causa ni motivo alguno para hacer esclavos, ni por guerra, ni por rebeldía, ni por rescate, ni de otra manera alguna.
* Que los esclavos existentes fueran puestos en libertad, si no se mostraba el pleno derecho jurídico a mantenerlos en ese estado.
* Que se acabara la mala costumbre de hacer que los indios sirvieran de cargadores (tamemes), sin su propia voluntad y con la debida retribución.
* Que no fueran llevados a regiones remotas con el pretexto de la pesca de perlas.
* Se dictó orden a la armada española para la persecución y castigo de las naves esclavistas inglesas, holandesas y portuguesas que infectaban el caribe con destino a las colonias anglosajonas y a Brasil.
– Sobre las encomiendas:
* Que los oficiales reales, del virrey para abajo, no tuvieran derecho a la encomienda de indios, lo mismo que las órdenes religiosas, hospitales, obras comunales o cofradías.
* Que el repartimiento dado a los primeros Conquistadores cesara totalmente a la muerte de ellos y los indios fueran puestos bajo la real Corona, sin que nadie pudiera heredar su tenencia y dominio.
Y es que, como decía el historiador e hispanista estadounidense Lewis Hanke, uno de los mayores expertos sobre Hispanoamérica: “Ninguna nación europea se responsabilizó de su deber cristiano hacia los pueblos nativos tan seriamente como lo hizo España. Y no solo cuidamos más que ningún otro país nuestra relación con aquellos nuevos compatriotas, sino que el nacimiento del Imperio Español en América supuso, de facto, en inicio de uno de los periodos más prósperos de la historia universal. Un periodo en el cual la ciudad de México llegó a convertirse en la urbe más grande y rica del planeta, o en el que cuando llegaron las independencias, España había creado un legado que convertía a Hispanoamérica en la región más próspera del planeta, con un nivel de vida y una economía incluso superiores a las de la Europa de entonces y con unas ciudades (como Lima, Santa Fe de Bogotá o México), mucho más importantes que Londres, París o la Roma de aquel momento…Y fuimos quizá tan respetuosos y precavidos, que podemos afirmar que los problemas reales de las independencias americanas no fueron causados por España, sino por los trágicos y mal llamados “libertadores”, que en nombre de una falsa igualdad arrebataron a los indios sus derechos y sus tierras comunales, amparadas por las leyes y los derechos que los españoles habíamos decretado siglos antes.
Nuestra labor en América no tuvo absolutamente nada que ver con genocidios o esclavitudes, y sin embargo sí mucho que ver con el florecimiento en América de una nueva cultura que venía a cambiar para mejor la que nos encontramos al llegar. Descubrimos sociedades tecnológica y humanamente 3000 años atrasadas, generalmente inconexas entre ellas, que en su práctica totalidad practicaban el canibalismo y los sacrificios humanos, y a las cuales situamos a la cabeza del mundo en pocos siglos. Y es España la responsable de haber trasladado a América el urbanismo, el derecho, las economías estructuradas, la agricultura, las universidades, las catedrales, las técnicas arquitectónicas, la influencia del Renacimiento, la imprenta, la rueda, la escritura, la música o la fe, entre otras infinitas cosas. Fundamos 23 universidades en América que daban educación a casi200.000 alumnos de todas las clases sociales y razas (Portugal no fundó ninguna en Brasildurante su periodo colonial, mientras que la Inglaterra colonial de entonces, por ejemplo, hasta ese momento se había preocupado más bien poco por educar a sus indígenas), y a través de la península, hacíamos llegar a América todas las corrientes intelectuales y las artes que la grandiosa España de entonces absorbía.
CAPITULO XII del testamento de ISABEL LA CATOLICA:
«Por cuanto al tiempo que nos fueron concedidas por la Santa Sede Apostólica las islas e tierra firme del mar Océano, descubiertas e por descubrir, nuestra principal intención fue, al tiempo que lo suplicamos al Papa Alejandro sexto de buena memoria, que nos hizo la dicha concesión, de procurar inducir e traer los pueblos de ellas e los convertir a nuestra Santa Fe católica, e enviar a las dichas islas e tierra firme del mar Océano perlados e religiosos e clérigos e otras personas doctas e temerosas de Dios, para instruir los vecinos y moradores de ellas en la Fe católica, e les enseñar e doctrinar buenas costumbres e poner en elfo la diligencia debida, según como más largamente en las Letras de la dicha concesión se contiene, por ende suplico al Rey, mi Señor, muy afectuosamente, e encargo e mando a la dicha Princesa mi hija e al dicho Príncipe su marido, que así lo hagan e cumplan, e que este sea su principal fin, e que en ello pongan mucha diligencia, e non consientan e den lugar que los indios vecinos e moradores en las dichas Indias e tierra firme, ganadas e por ganar, reciban agravio alguno en sus personas e bienes; mas mando que sea bien e justamente tratados. E si algún agravio han recibido, lo remedien e provean, por manera que no se exceda en cosa alguna de lo que por las Letras Apostólicas de la dicha concesión nos es infundido y mandado».
¿Qué se cometieron atrocidades e injusticias? Sin duda, sí. ¿Qué hubo quienes utilizaron su poder personal para esclavizar a veces a los indígenas? También. Pero el 95% de las muertes acaecidas por aquel tiempo en América no son producto de las armas españolas, sino de los virus y enfermedades (como la gripe, la viruela, la escarlatina o el sarampión), que inevitablemente se transmitieron de España a América y de América a España entre dos mundos que hasta ese momento habían estado permanentemente aislados entre sí.

ww.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=4312

————————————————————————————————————————-

Deshaciendo mentiras: La Conquista no pudo llevarse a cabo sin los indios

85 Vistos Comment Off

¿Cómo un puñado de españoles pudo someter a miles de personas si no fue con el apoyo de sus líderes?

“La conquista de América se hizo gracias a los indios”

Entrevista a Luis Navarro. Catedrático mérito de Historia de América

Es autor de importantes investigaciones (tiene el máximo de sexenios que reconoce el Estado) y ha dirigido un sinfín de tesis, entre ellas a catedráticos y a políticos conocidos. Es un especialista en México, que le otorgó el Águila de Tlatelolco y el Premio de Historia Banamex 2014.

-¿Qué piensa cuando oye que la conquista de América fue un genocidio?   
-Es un comentario que surge todos los años cuando llega el 12 de octubre. Es propio de gente desinformada. En el mundo científico, esas críticas a la conquista española están desautorizadas desde el siglo pasado. Y el concepto del genocidio no es aplicable.
-¿Por qué motivos?
-El término genocidio se usa desde 1960, aproximadamente, para referirse al exterminio de judíos por los nazis. Tiene un componente racista. Pero los españoles no mataban a los indios para exterminarlos. Al revés. Los españoles querían que siguieran vivos para aprovechar su trabajo y cobrarles tributos.
-Mejor vivos que muertos.
-“No hay Indias sin indios”, esa era la idea en la colonización. Por supuesto, querían a los indios sumisos, pero no esclavos. En España era legal tener esclavos negros, pero a los indios los querían cristianizar como hombres libres.
-La conquista no fue un paseo de amigos…
-La conquista la hacen los españoles gracias a los indios que colaboraron. Hernán Cortés no podía conquistar México con los 400 hombres que tenía al principio, o con los 1.500 que llegaron después. Lo consiguió con el apoyo de los indios de Vera Cruz y otros de México, que eran enemigos de los aztecas y aprovecharon para vengarse. Muchas empresas de la conquista se hacen con indios aliados, que van a luchar de unos países a otros. Por eso se colonizó con relativa rapidez.
-¿De dónde viene la leyenda negra española?
-La crearon los enemigos, pero el origen está en España. Algunos españoles se plantearon la licitud y las consecuencias, a la luz de la Ética y la Teología del siglo XVI. La Iglesia puso especial cuidado en el aspecto evangelizador de las personas. Eso llevó a denunciar algunas situaciones.
-¿Tan influyente fue fray Bartolomé de las Casas?
-Es uno de los sevillanos más insignes y fue un precursor de los derechos del hombre. También hay que decir que exageraba y estaba equivocado.
-¿Por qué exageraba?
-Porque era impreciso. Por ejemplo, decía que había un millón de ríos en la isla donde actualmente está Haití. También exageraba el número de indios que murieron en las batallas. Un historiador argentino hizo las cuentas y le salían miles de indios muertos todos los días desde 1492 a 1550. La realidad no era así. También murieron por otras causas.
-¿A qué se refiere?
-A las epidemias. Muchos indios murieron a consecuencia de los virus de enfermedades que eran desconocidas para ellos. No estaban inmunizados. La gripe los dejó diezmados. Se decía: “El aire del español mata al indio”. Hubo un traslado de enfermedades a otro continente.
-¿Los conquistadores no eran sanguinarios?
-No lo creo, salvo algunos casos de venganzas personales. Todo lo que ocurrió en América era experimentación. Allí se encuentran hombres del Renacimiento con hombres del Neolítico.
-¿Practicaban sacrificios rituales de personas?
-Es una realidad, que está acreditada. Eran culturas bárbaras. También es verdad que los sacrificios rituales de personas se practicaban en casi todas las religiones antiguas. En otras se sacrificaban animales. El cristianismo, de hecho, civiliza el sacrificio ritual y lo traslada a la misa.
-¿Había canibalismo?
-Sí. Existió un canibalismo que era ritual, y que podía llevar a comerse al vencido. Seguramente lo practicaron en algunos casos con los españoles.
-¿La religión católica se impone a sangre y fuego?
-No. Aunque sí es cierto que apartaban a los indios de las otras religiones. En general, la religión católica se impone porque los indios la veían benévola. Pero en ciertos casos hubo oposición y fue motivo de revueltas. Los sacerdotes de otras religiones salían perdiendo. También puede haber dudas sobre la autenticidad de algunas conversiones. La nueva religión se entendía mejor al cabo de una o dos generaciones.
-¿Los misioneros hicieron una buena labor?
-Sí. Los misioneros estaban bastante preparados. Muchos tenían estudios universitarios, eran intelectuales… Contribuyeron a educar a esas poblaciones.
-¿Y el mestizaje? 
-Fue muy positivo. El mestizaje libró a los indios de epidemias, al contribuir a inmunizarlos frente a enfermedades. Eso no se supo hasta el siglo XX. Hay otro mestizaje, porque España no se limitó a traer tesoros. Llevó a América una nueva agricultura y ganadería. Eso produjo un mayor bienestar económico.
-¿Le parece bien que la Fiesta Nacional de España sea el 12 de octubre?
-Me parece bien, porque es un hecho limpio. La conquista de América es más útil que poner el pie en la Luna. Tuvo un enorme valor científico, humano y político. Era la duplicación del mundo en otro continente. Y sólo podían hacerlo España o Portugal, que eran las potencias navales.
-¿En España hay una crisis de identidad?
Para empezar habría que tener claro el concepto de genocidio. Para ello recurrimos a la resolución de Naciones Unidas de 1948 para la prevención y sanción de dicho delito. En su artículo segundo dice:

“Se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal: a) matanza de miembros del grupo; b)lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; c) sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo; e) traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo”.

Texto completo en: http://www.lahaine.org/genocidio-en-la-conquista-de-america-149-1573

“perpetrados CON LA INTENCION DE DESTRUIR”

Los españoles aniquilaron más por su afán de fortuna que por un deseo de exterminio en sí mismo. Se trataba de un genocidio que yo suelo denominar moderno o arcaico, en relación al genocidio contemporáneo. Obviamente, este último es una forma de barbarie mucho más desarrollada, más perfecta y, por tanto, también más perversa. Implica la instrumentalización de la ciencia, el apoyo estatal y la eliminación consciente de pruebas y testigos, conscientes de que algún día el mundo les juzgaría. Esta forma extrema y radical de exterminio no existió en la Conquista de América.Texto completo en: http://www.lahaine.org/genocidio-en-la-conquista-de-america-149-1573

ww.lahaine.org/mundo.php/genocidio-en-la-conquista-de-america-149-1573

——————————————————————————————————

-Hay un complejo de inferioridad histórico. Procede de la decadencia de España a partir del siglo XVII. Otros países europeos progresaban en la tecnología y las formas políticas. Y se veía a España aldeana. Sin embargo, el legado histórico español es muy importante, porque dejó en América una de las dos grandes lenguas del mundo y una forma de pensar.

http://eldiariodelamarina.com/deshaciendo-mentiras-la-conquista-no-pudo-llevarse-a-cabo-sin-los-indios/

——————————————————————————————————

Conclusión Como conclusión a todo lo expuesto  de modo sencillo, podemos extraer lo siguiente. En primer lugar, creo que mediante los textos vemos claramente cuál era la intención de los Reyes con respecto a los indios. En este sentido, como afirma María Saavedra [38]: El español demostró con su conducta que no le interesaba en absoluto arrancar del continente americano a su población nativa. ¿Para qué entonces crear escuelas, colegios y muy pronto Universidades? Recordemos la temprana fecha de fundación de la Universidad de Santo Domingo (1538), seguida muy pronto por las de Lima y México. O la de San Francisco Xavier de Chuquisaca, en Bolivia, creada en 1624. Pero la razón más importante es que la Corona impulsa la colonización americana con un objetivo prioritario: la evangelización de los indígenas. También se puede llegar a la conclusión de que el trato a los indios en algunos casos no fue tan bueno como les hubiera gustado a los Reyes, y que se produjeron algunas injusticias grandes; no obstante, hemos de señalar lo que ya hemos mencionado: Bartolomé de las Casas mostró una postura bastante radicalizada y la mayoría de los estudiosos coinciden en ello. Por otro lado, espero que haya quedado de manifiesto en el presente trabajo la idea de que la España del momento se jugó algo fundamental al tener en consideración la dignidad del hombre, hoy indudable. El plantearse la idea de si era justa la conquista, la posible idea de abandonarla… denota un grado de compromiso con el ser humano por parte de los monarcas españoles que difícilmente se hubiera dado en otros lugares. Los reyes muestran su concepción cristiana del hombre; de que todas las personas somos hijos de Dios.

http://www.arbil.org/arbil127.htm

—————————————————————————————————–
—————————————————————————————————–
—————————————————————————————————–

Bueno, podemos seguir pegando párrafos pero no hay que ser muy listo para ver que, por muy ruines que fuesen los colonizadores españoles, idiotas no eran, así que su fin no era exterminar a los indios porque, entre otras cosas, si se cargaban a todos los indios, ¿quién iba a extraer las riquezas minerales? ¿Los conquistadores hubieran pasado a ser mano de obra? ¿Nos cargamos a todos los indios y luego nos ponemos a currar porque nos hemos quedado sin currantes? ¿Y todos los españoles que se casaron con indias? ¿Y por qué iban a construir escuelas y universidades si su fin era exterminar a los indígenas? ¿Y qué culpa tenían en 1492 de haber llevado enfermedades de un continente a otro? Por otra parte, ¿es que cada vez que se ha producido una guerra, cada vez que ha habido una conquista, cada vez que un pueblo ha dominado a otro, ha habido un genocidio? Si eso es así, ¿cuantos genocidios ha habido en España? ¿El genocidio que cometieron los romanos, el de los cartagineses, el de los visigodos, alanos, vándalos, el fenicio, el griego, el árabe, el francés…? Claro, como somos los que más genocidios hemos tenido que sufrir, nos fuimos a exterminar a los indios americanos. Por esa regla de tres, somos los españoles, que somos los que más invasiones hemos sufrido, los que debemos ser compadecidos y compensados. NO HAY GENOCIDIO EN EL MOMENTO EN QUE NO HAY UNA INTENCION DE EXTERMINIO. Lo que pasa es que vende mucho el sensacionalismo y hacer prensa amarilla y es muy fácil ser un bocazas.

  Como se puede ver claramente, para que haya genocidio, ha de haber una voluntad de exterminar, ha de haber una intención de eliminar, el fin que se persigue ha de ser la destrucción, el objetivo ha de ser la aniquilación.

——————————————————————————————————-
——————————————————————————————————-

Sea una cifra u otra, la disminución demográfica fue dramática: el 95 % de la población total de América murió en los primeros 130 años después de la llegada de Colón, según el investigador estadounidense H. F. Dobyns.
La sangría demográfica hay que buscarla en dos factores: el traumatismo de la conquista (las bajas causadas por la guerra, el desplome de las actividades económicas y los grandes desplazamientos poblaciones) y sobre todo las enfermedades.
   Un sencillo catarro nasal resultaba mortal para muchos indígenas. El resultado fue la muerte de un porcentaje estimado del 95% de la población nativa americana existente a la llegada de Colón debido a las enfermedades, según los cálculos del ecólogo Jared Diamond.
Fueron las grandes epidemias, sin embargo, las que provocaron el mayor impacto. Una epidemia de viruela que se desató en Santo Domingo entre 1518 y 1519 acabó con prácticamente toda la población local. Esa misma epidemia fue introducida por los hombres de Hernán Cortés en México y, tras arrasar Guatemala, bajo hasta el corazón del Imperio Inca en 1525, donde diezmó a la mitad de la población. Precedido por la viruela, la llegada de Francisco Pizarro a Perú fue el golpe final a un imperio que se encontraba colapsado por las enfermedades. La epidemia de viruela fue seguida por la de sarampión, entre 1530-31; el tifus, en 1546; y la gripe, en 1558. La difteria, las paperas, la sífilis y la peste neumónica también golpearon fuerte en la población.

http://www.abc.es/espana/20150428/abci-mito-genocidio-america-201504271956.html
——————————————————————————————————-


Aun asegurando que hubo un exterminio generalizado, según Mira “ni España inventó el genocidio, ni la expansión española fue ni mejor ni peor que la de otras potencias europeas”. Contra la “leyenda negra” que se extendió por el mundo en contra de España, este historiador asegura que ingleses, franceses, alemanes y holandeses hicieron lo mismo

ww.elconfidencialdigital.com/te_lo_aclaro/Cometio-Espana-America-Willy-Toledo_0_2583341647.html

—————————————————————————————————–

La RAE define genocidio como “exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de etnia, de religión, de política o de nacionalidad”. Por tanto, en la América española, ¡no hubo ningún genocidio! La catástrofe demográfica que sufrió la población nativa en las décadas que siguieron a 1492 tuvo como causa fundamental la gran mortalidad causada por el contagio de enfermedades traídas por los españoles.

El “genocidio español” dista de ser excepcional. Se observa igualmente en Norteamérica. También en otras partes del mundo cuando concurren circunstancias semejantes a las de América. En las islas del Pacífico, sin necesidad de violencia, mortandades espectaculares seguían al primer contacto entre occidentales y nativos en los siglos XVIII y XIX. Pero también antes en la propia Europa. En 1241, la llegada de la viruela por vez primera a Islandia se cobró las vidas de una gran parte de los escasos habitantes de la isla.

Lo cierto es que, para la población aborigen que se salvó del hundimiento demográfico y sus descendientes, la probabilidad de que mejorasen sus vidas en el plano material es más alta que la de lo contrario. La llegada de nuevas especies animales –rápidamente adoptadas por los indígenas- mejoró la dieta al aumentar la oferta de proteínas. Los animales de tracción redujeron el enorme esfuerzo laboral realizado previamente en el transporte de mercancías y la construcción de monumentos tan espectaculares como los que todavía hoy vemos. Ese derroche de energía ha dejado huellas indelebles en los esqueletos de la población prehispánica. A la reducción de ese desgaste físico contribuyeron igualmente la rueda, los instrumentos de metal, la grúa y otros tantos componentes del cambio técnico sin precedentes en América que siguió a la conquista española. Todos ellos no pudieron tener sino efectos positivos sobre la productividad del trabajo y los niveles de vida. Pruebas del grado extremo de desigualdad alcanzado por las principales sociedades prehispánicas no faltan. Tampoco de que, en alguna de ellas, la población ejercía ya una presión excesiva sobre los recursos agrarios disponibles.
Y, además, se acabó con el generalizado tributo en sangre en forma de sacrificios humanos masivos. Algunos autores dan cifras escalofriantes. Uno de los conquistadores de México dice haber visto en las afueras de la ciudad un “expositor” con casi 150.000 cráneos. Tal vez exagere, pero si se toman la molestia de indagar acerca del término “tzompantli”, se quedarán aterrados de su finalidad. En algún caso, también de sus dimensiones. En los Andes, unos 4.000 sirvientes de variado rango y concubinas habrían “acompañado” al Inca Huayna Capac en su viaje al más allá. De nuevo ¿exageración? Quizá, dejémoslo en varios centenares…

http://elpais.com/elpais/2015/11/28/opinion/1448729726_665886.html

——————————————————————————————————-

Todo proceso histórico conquistador o colonizador conlleva el uso de la violencia y de las armas. Si bien el Imperio Romano invadió y conquistó España desde el siglo III A.C., arrasando y aniquilando a nuestros antepasados celtíberos, lusitanos, astures o cántabros, a nadie con un mínimo de inteligencia se le ocurriría hoy decir que Roma es la culpable de “la aniquilación de España” y del “sometimiento injusto” de nuestro pueblo. Más bien, los españoles mantendremos una deuda eterna con Roma por habernos dejado un legado inigualable tras su paso, latinizándonos y regalándonos su influencia y su organización. Algo parecido, o quizá de superior magnitud, sucedió en lo que respecta a la transmisión de riqueza a América tras nuestra llegada. La diferencia, sin embargo, es que el Imperio Romano no tuvo la mala suerte de contar con un enemigo anglosajón que volcara sobre él durante siglos infinitas mentiras y leyendas destinadas a diezmar su legitimidad y grandeza incontestables.
El genocidio es un delito internacional que ha sido clasificado dentro del grupo de crímenes contra la humanidad, en tanto, el mismo consiste en el exterminio sistemático de un grupo social motivado, ya sea por cuestiones de raza, política, religión, etnia o nacionalidad, entre otras opciones. Es decir, el genocidio es alguna manera un asesinato en masa que muchas veces hasta implica medidas tendientes a evitar los nacimientos del grupo que se busca eliminar.

————————————————————————————————————————————–

Entrevista a Carmen Martín Rubio«Francisco Pizarro no era un genocida; eso lo fueron los ingleses»

La autora de «Francisco Pizarro: el hombre desconocido» responde a varios puntos controvertidos sobre la biografía de este conquistador ignorado en España y deformado por la leyenda negra

Actualizado:En un artículo de la sección ABC Historia publicado en febrero, se planteaba cuál era la causa por la que, al menos en apariencia, Hernán Cortés despierta más simpatías que Francisco Pizarro, a pesar de las enormes similitudes en sus biografías. En verdad ambos han sido maltratados y deformados por la leyenda negra, así como calificados de genocidas en fechas recientes. Pero incluso entre los «malvados» de la leyenda hay categorías. Pizarro es un gran desconocido en España y un hombre al que Perú quiere ahora recuperar. La historiadora Carmen Martín Rubio –autora de «Francisco Pizarro: el hombre desconocido» (Ediciones Nobel), que saca a la luz el lado humano del extremeño– ha querido precisar varios puntos sobre el artículo y sobre la biografía del conquistador del Perú.

–¿Es Francisco Pizarro un personaje injustamente tratado?

–En general, todos los conquistadores han sido muy maltratados. Los documentos sacados a la luz por el historiador Guillermo Lohmann Villena han demostrado recientemente que el auténtico Francisco Pizarro se parece poco al que presenta la leyenda negra. Pizarro tenía un objetivo muy claro, al que dedicó la mayor parte de su vida: conquistar los territorios de los que había oído hablar 20 años antes. No era una persona codiciosa ni cruel. Murió completamente arruinado.

–¿A qué se debe esta imagen distorsionada?

–Lohmann Villena dedicó su vida a la investigación y, después de muchos años, recopiló estos documentos que dan una imagen diferente. Es un trabajo de documentación que muy pocos historiadores han empleado. No obstante, en Perú las cosas están cambiando. He estado allí hace poco presentando mi libro y pensaba que me encontraría oposición a esta visión de Pizarro más humana. Me equivocaba; los catedráticos quieren dejar de estudiar una historia parcial que no se corresponde con la realidad. De hecho, el extremeño ya está recuperado en muchos sectores como padre del país. Un Pizarro humano, valiente y muy positivo. Hay infinidad de historiadores que le muestran de forma benévola.

Reclamó con insistencia que se respetasen los territorios originales de los incas y promovió leyes para proteger a los indígenas

–Comenta usted que en Perú tienen ganas de «querer» a Pizarro pero ¿y en España?

–Aquí directamente Pizarro es un gran desconocido. Cuando se presentó mi libro en San Marcos, un catedrático afirmó que literalmente en España nadie conocía a Pizarro para explicar la razón del título «Francisco Pizarro: el hombre desconocido». Le tuve que rectificar: en realidad, lo llamé así porque su calidad humana es desconocida en todo el mundo. A mi vuelta a España, no obstante, descubrí hablando con la gente que del extremeño realmente no se sabe nada. Si acaso la tendencia es a presentarle como el destructor del imperio inca y el hombre que superpuso una cultura sobre otra.

No conocen al auténtico Pizarro. Él reclamó con insistencia que se respetasen los territorios originales de los incas y promovió leyes para proteger a los indígenas. No quiso para nada destruir el imperio inca, como se puede comprobar en su correspondencia.

–¿Considera que existe mejor trato hacia Cortés que hacía Pizarro?

–No lo tengo claro. En México hay antihispanismo y en España los conquistadores no se estudian en los colegios. Sus figuras resultan vagas. Lo que sí es cierto es que de Cortés ha habido un poco más de interés, porque contó con cronistas desde el primer momento que se dedicaron a ensalzar su gesta. De Pizarro se escribieron también sus hechos, pero sin que nadie se tomara la molestia de resaltar su figura. Por eso tal vez Cortés ha sido más atractivo.

–Uno de los episodios más oscuros en la vida de Pizarro fue su implicación en el proceso contra Núñez de Balboa, que terminó ejecutado por orden de Pedro Arias Dávila

–En el libro aclaro lo que pasó. En 1513, Pizarro participó en el descubrimiento del Mar del Sur junto con Núñez de Balboa. Fue un personaje importante, un capitán, al que el cronista Bartolomé de las Casas le señala como el que se anticipó al resto en el descubrimiento. Balboa y Pizarro se llevaron muy bien durante su aventura conjunta, pero cuando volvieron a Panamá se encontraron con las envidias del gobernador, Pedro Arias Dávila, que era un tipo conflictivo. Temiendo que la popularidad de Balboa le costara el cargo, el gobernador se anticipó y le prendió en 1518. A Pizarro, capitán del ejército de la Corona, no le quedó más remedio que detener a Núñez de Balboa. No obstante, en los autos que hace en su defensa Balboa nunca cargó contra su viejo amigo, porque sabía que solo cumplía órdenes.

En general los conquistadores trataron bien a la población y generaron mestizaje

–Otro de los ataques recurrentes contra Pizarro y los conquistadores es que eran personas muy codiciosas.

–Pizarro murió arruinado, porque la Corona nunca auspiciaba nada. El dinero debía correr por cuenta de cada conquistador. Asi que Pizarro tuvo que organizar ejércitos y barcos por su cuenta y riesgo. En el año de su muerte estaba arruinado, puesto que se había pasado la vida levantando ejércitos y fundando ciudades. Y desde luego no era un hombre codicioso. El Inca Garcilaso de la Vega cuenta que Pizarro, al que le gustaba jugar y apostar, se dejaba ganar en ocasiones, cuando quería ayudar a gente que tenía problemas económicos y demasiado orgullo para pedir el dinero.

–¿Se puede decir lo mismo del resto de conquistadores, en cuanto a generosidad?

–Todo el que abandona su país lo hace para prosperar en otras partes, pero eso no significa que todos fueran crueles y codiciosos. En general trataron bien a la población, generaron mestizaje, porque, entre otras cosas, necesitaban su mano de obra para prosperar. Aunque tradicionalmente se ha dicho lo contrario, lo cierto es que los indígenas cobraban por su trabajo, incluso en las minas. Asimismo, la mayoría de conquistadores se mezclaron y se casaron con princesas incas.

–¿Y Pizarro era partidario de ese mestizaje?

–Cuando tuvo a su primera hija ya tenía 56 años, habiendo sido un solterón toda su vida. Al descubrir el Perú, Pizarro se dio cuenta de la importancia de aquel reino y entendió que había que entroncar con la población. Dio ejemplo casándose con la hermana de Atahualpa. Quería que los españoles echaran raíces y que emergiera una nueva raza. Todos los que le acompañaban hicieron lo mismo.

–También tiene sombras importantes la biografía del conquistador.

–Sí, pero la leyenda negra ha llevado a muchos errores. La muerte de Atahualpa no la considero una sombra, porque en aquel momento Pizarro estaba rodeado por 50.000 guerreros indígenas y ellos eran 175. Solo si moría Atahualpa podían acabar con el ímpetu guerrero de los incas, pese a lo cual Pizarro se opuso a ejecutarlo hasta que los capitanes le forzaron a ello. En este sentido, dicen los cronistas que derramó lágrimas. Esa no es la actitud de un hombre cruel.

Tampoco creo que la muerte de Diego de Almagro, en otro tiempo su socio, sea una sombra. En este asunto dejó maniobrar a su hermano Hernando, limitándose él a tratar de apaciguar el conflicto con los almagristas, que volvieron arruinados de Chile y con sed de venganza.

Lo que sí considero una sombra, en cambio, es cuando antes de avanzar hacia el imperio inca, a la altura de Ecuador, se rebelaron varios caciques locales y Pizarro permitió que fueran ajusticiados. Asimismo, cuando sus hombres quisieron regresar a Panamá él ordenó que a los cabecillas de la rebelión se les cortara las yemas de los dedos. Tiempo después, descubrió que los condenados eran inocentes y, por tanto, había cometido una injusticia. Todos los grandes personajes tienen sus sombras.

–Actuaciones tan brutales como esas hacen intuir que le importaba mucho la disciplina, ¿se le puede considerar un buen militar?

–No se puede considerar que estuviera obsesionado con la disciplina. Era un militar neto, que se formó con el Gran Capitán en Italia y que empleó sus tácticas en su empresa americana. En la batalla de Cajamarca demostró sus dotes militares. Estaba completamente rodeado y consiguió aprovechar las ventajas del terreno para salir victorioso. Cuando Atahualpa entró en la plaza fue abatido por los españoles. Pizarro terminó la jornada herido intentando que nadie matara al dirigente capturado.

–El retrato que usted presenta sobre Pizarro le da una entidad muy humana, ¿el resto de conquistadores compartían estas cualidades?

–La conquista se vendía como una forma de hallar grandes tesoros, y luego eso no correspondía con la realidad. Los conquistadores llegaron a sentirse defraudados, de ahí el mito del Dorado, que potenciaron las autoridades para quitarse de encima a esos hombres hambrientos de oro. La gente se volvía dura por la decepción, las condiciones del terreno y la frustración. Así salía lo peor que llevaba cada uno dentro.

–Algunos de los lugartenientes de Pizarro (Francisco de Orellana, Diego de Almagro…) parece que sí actuaron con dureza o por pura codicia, o al menos así lo ha reseñado la leyenda negra.

–Orellana, el hombre que se obsesionó con El Dorado, no fue tan duro, a pesar de su fiebre del oro. Por su parte, el problema de Almagro fue el rencor. Cuando se firmaron las capitulaciones de Toledo se nombró gobernador a Pizarro, aunque ellos habían pactado compartir este cargo. No en vano, el Consejo de Indias no quería otro caso de bicefalia en un gobierno y a Almagro le entregaron un cargo menor. Esto generó una envidia hacia Pizarro que nunca abandonó la mente de Almagro. Pizarro lo sabía y trató de apaciguar las cosas, e incluso le apoyó en su expedición a Chile. Precisamente de allí volvió arruinado y más rencoroso si cabe. En cualquier caso, durante su guerra contra los Pizarro se dejó llevar por los hombres de su entorno.

La gente se volvía dura por la decepción, las condiciones del terreno y por el ambiente de frustración

–Recientemente desde la izquierda han calificado a los conquistadores de genocidas. ¿Existe base histórica para afirmar tal cosa?

–Genocidas fueron los ingleses. Colonizaron EE.UU. con la idea de que el mejor indio es el indio muerto, y les quitaron sus tierras. Pizarro no quiso nunca quitar sus tierras a los incas. La Corona se apoderó únicamente de los templos, las casas de los soles y de los palacios de los incas. Luego respetaron escrupulosamente las tierras de la gente. En 1542, las Leyes Nuevas de las Indias fueron el primer hábeas corpus de la historia en defensa del débil. Para nada se les puede calificar de genocidas. La cuestión es que en ciertos sectores políticos es una palabra que vende y que se recurre a ella con demasiada facilidad.

LOS FALSOS MITOS

José Javier Esparza: 

Nunca hubo un genocidio español en América

Opinión

José Javier Esparza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: